GEFOR
Aedes albopictus, el mosquito tigre
Enviado por: Mikel Ruiz Veramendi
Home Quienes somos FAQs Estatutos Fotos Consensos Novedades Buzón de contacto Links Encuestas Residentes Becarios Docencia Socios Colaboradores
SEIMC

El inicio de la globalización de la mosquitofauna

     Este artículo se refiere a la expansión rápida y sin precedentes de éste mosquito desde su área original en Asia al resto del mundo aprovechando las vías comerciales, cada vez más rápidas y fluidas pero faltas de control en muchos casos.


Aedes albopictus.

El mosquito

Aedes albopictus (Stegomya albopictus) es un mosquito de color oscuro, casi negro con unas caracterísicas bandas blancas tanto en las patas como en abdomen. Mide entre 5 y 10 mm. La hembra es la única hematófaga y pica sólo poco antes de poner los huevos, acto que realiza dos veces al mes durante las estaciones cálidas. Los huevos pasan a mosquitos adultos en menos de 10 días.

Aedes albopictus pica tanto a seres humanos como a ganado, anfibios, reptiles y aves. La hembra pone sus huevos (resistentes a la desecación) sobre la superficie del agua en los agujeros de los árboles o en los neumáticos. Los huevos de los mosquitos que viven en zonas templadas se han adaptado con rapidez al frio: resisten temperaturas más bajas que los mosquitos del trópico y sus huevos pueden incluso hibernar para eclosionar la siguiente primavera, con el aumento de la temperatura.

La capacidad de vuelo del mosquito adulto es muy reducida, por lo que su rápida expansión se debe a transporte pasivo.

Su hábitat

     Su hábitat original son los agujeros de los árboles de las selvas del Sudeste asiático. Desde allí, huevos y larvas han sido transportados accidentalmente a través del comercio marítimo de neumáticos usados y, en menor caso, de algunas plantas.

Los neumáticos usados. Ha sido el medio más importante. Los neumáticos usados se amontonan al aire libre y son unos perfectos colectores de agua de lluvia que mezclada con las hojas de los árboles del lugar constituye un excelente caldo de cultivo para que A. albopictus se reproduzca. Su transporte, en grandes cantidades y vía marítima se ha realizado, en muchos casos, sin control sanitario.

Plantas de bambú. En 2001 y 2002 en California se encontró A. albopictus en contenedores procedentes de China que transportaban la planta conocida como Bambú de la Suerte o “Lucky Bamboo” (Dracaena spp.). El comercio de Dracaena spp. se ha incrementado al extenderse su uso como planta ornamental. El problema se ha incrementado al cambiar la forma de transporte de la planta. Hasta 1999 los envíos se hacían en seco y vía aérea. El aumento de la demanda propició el transporte masivo en contenedores vía marítima. Para la mejor conservación del las plantas se envían en agua, la cual proporciona las condiciones idóneas para las larvas de A. albopictus.

     La flexibilidad ecológica de Aedes albopictus le ha permitido colonizar muchos lugares “civilizados” nidificando en masas de agua artificiales pequeñas y estancadas que recuerdan a su hábitat original: platos de tiestos con agua, latas, recipientes abandonados, pequeños estanques.


Planta de Dracaena spp.

Su expansión

     El primer asentamiento localizado fuera de su hábitat original fue en Albania a donde llegó antes de 1979, probablemente en cargamentos de neumáticos provenientes de China.

     En 1985 se detecta en Texas, EEUU. Con muchas posibilidades se trataba de una cepa “no tropical” procedente de Japón y que se extendió con rapidez hacia el este y mas despacio hacia el norte (más frío) y el oeste (más seco). En 2003, 26 estados están infestados.

A partir de aquí su expansión es espectacular: 1986, se detecta en Brasil, 1988 en México y a partir de aquí toda América Central, el Caribe, y más recientemente, Sudamérica: Bolivia, Colombia. Entre 1988 y 1994 aparece en Australia, Islas Fidji, Salomón.

En Africa se ha confirmado su presencia en Sudáfrica, Camerún y Nigeria, pero se piensa que se encuentra muy extendido, aunque hay escasez de sondeos.

En Europa se detecta en Italia en 1990. La infestación parece que se originó en un depósito italiano que recibió un cargamento de neumáticos de avión precedente de Atlanta (USA) que transportaban los huevos. El mosquito se extendió rápidamente por el norte y centro de Italia, instalándose en Roma en 1997. Ahora está presente en 9 provincias y en más de 100 municipios.

Francia se descubrieron asentamientos de A. albopictus en dos vertederos de neumáticos en 1999. Fueron erradicados de estos puntos (2001), pero han aparecido varios núcleos nuevos tanto en el continente como en Córcega(2002).

En el 2002 se informa de su presencia en Bélgica, en 2003 en Israel...

En España se detecta en 2004 en Catalunya, en Sant Cugat del Vallès. La población parece estabilizada y ha pasado a Cerdanyola, Sant Quirze, Molins de Rei y Barcelona. Sin embargo hay que tener en cuenta que no todas las notificaciones significan asentamientos estables. En el Mediterráneo se consideran estables los asentamientos de Albania, Italia e Israel y se está analizando el de Cataluña.

Repercusiones para la salud.

     Los mosquitos hembras de esta especie producen un gran número de picaduras para conseguir el alimento necesario para desarrollar los huevos. Al parecer se trata de picaduras dolorosas y que tardan más en curar. Sin embargo, y a pesar de que en países tropicales y subtropicales este mosquito es vector de varios virus, como los productores del dengue, de la fiebre amarilla y de la fiebre del Nilo, no se ha detectado ni un caso en Europa en el que Aedes albopictus se haya comportado como vector de ninguna enfermedad.

Sin embargo, en el siglo XIX ya hubo epidemias de Fiebre Amarilla y dengue que causaron miles de muertes siendo el vector Aedes aegyptius, un mosquito no autóctono ahora desaparecido de nuestro país. No obstante las condiciones higiénicas y urbanísticas actuales hacen que el riesgo de que esto ocurra sea muy bajo, por no decir, nulo.

Lo único cierto, hasta el momento, es que Aedes albopictus ha venido de muy lejos (junto con otros mosquitos vectores potenciales como Aedes atropalus y Ochlerotatus japonicus) aprovechando nuestros medios de transporte y el cambio climático para quedarse entre nosotros.

     Mas información sobre Aedes albopictus en:

CDC.
Università degli Studi di Udine.


© GEFOR Agosto 2007